“El té es más saludable que el agua”

Siempre hemos escuchado que beber mucha agua es bueno para la salud. Ahora, un grupo de científicos asegura que beber té es incluso más saludable que beber agua.

El té es bueno, la galleta de chocolate... no tanto.Una investigación publicada por la Revista Europea de Nutrición Clínica, no sólo contradice el mito de que el té deshidrata sino que, por el contrario, dice que hidrata, y además de protege contra las enfermedades coronarias y algunas formas de cáncer.

Los expertos creen que los flavonoides que contienen las hojas de té, constituyen el ingrediente clave. Estos antioxidantes polifenólicos -que también se encuentran en muchas plantas y otros alimentos- contribuyen a prevenir el deterioro de las células.

La nutricionista Carrie Ruxton y sus colegas del King’s College de Londres analizaron las publicaciones sobre los beneficios del té -financiados por la Asociación del té- y llegaron a la conclusión de que beber entre tres y cuatro tazas al día reduce las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Múltiples beneficios

Algunos estudios indican que la bebida puede además protegernos contra el cáncer. Sin embargo esto no está claramente demostrado.

Otros beneficios incluyen la protección contra la placa dentaria, el mantenimiento del estado general de la salud bucal y el fortalecimiento de los huesos.

“Beber té es en realidad mejor que beber agua. El agua esencialmente reemplaza los fluidos. El té reemplaza los fluidos pero además contiene antioxidantes”, señaló Ruxton.

Por otra parte, afirmó que es un mito urbano eso de que el te nos deshidrata.

“Los estudios sobre la cafeína indican que en altas dosis ésta nos deshidrata, entonces todos asumen que las bebidas con cafeína tienen ese efecto. Pero aunque tomes un taza de té o café muy fuerte -lo cuál es difícil de hacer- estás ingiriendo de todas maneras una ganancia neta de fluidos”.

Ojo si tiene anemia

No hay evidencia de que el consumo de té tenga efectos negativos sobre la salud. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que el té puede interferir con la habilidad de absorber hierro de los alimentos, por lo tanto la gente que sufre de anemia, debería evitar beber té durante las comidas.

Pero al parecer, ya no se toma tanto té como antes, principalmente debido a la popularidad de las gaseosas, aclara Ruxton.

“El té lo toman comúnmente las personas mayores, de cuarenta años para arriba. En los ancianos el té representa un 70% de los fluidos ingeridos”.

“Nosotros recomendamos tomar entre un litro y medio y dos de líquidos por podía y en eso podría incluirse el té”, concluyó Ruxton

Fuente: BBCMUNDO.com

Comments are closed.