Chocolate contra enfermedades

La epicatequina, un nutriente del cacao, parece reducir el riesgo de cuatro enfermedades comunes pero mortales.

Para los indígenas kuna de Panamá, que beben un promedio de 40 tazas de chocolate por semana, los índices de infarto, enfermedades coronarias, cáncer y diabetes son inferiores al 10%.

El cacao natural tiene un sabor amargo.Los kuna también parecen vivir más que otros panameños y no sufren de demencia, afirma un científico estadounidense en la revista Chemistry and Industry.

Los expertos subrayan que los genes y otros factores de estilo de vida también tienen un papel.

Sin embargo, el investigador Norman Hollenberg, de la Escuela de Medicina de la universidad de Harvard, dice que el químico del cacao también podría beneficiar a otros pueblos del mundo occidental, aunque acepta que puede haber diferencias étnicas.

También reconoce que sus estudios están basados en la observación y que no puede dar pruebas definitivas.

Los kuna

Hollenberg ha estado investigando durante los últimos 15 años, los efectos de la epicatequina en cientos de personas mayores de diferentes culturas, entre ellos, los kunas.Hay unos 70.000 kunas, la mitad de los cuales viven en el archipiélago de San Blas en Panamá.

“Mi interés empezó con el hecho de que los kunas no desarrollan alta presión sanguínea”, explicó.

“Estaba en busca de genes protectores pero resultó ser una causa medioambiental; cuando migraron hacia el continente con todos los beneficios de la vida urbana occidental y moderna, su presión sanguínea se elevó con la edad y la hipertensión se volvió común”.

Las tasas de isquemia, infarto, diabetes mellitus y cáncer también aumentaron, según lo expuso en el International Journal of Medical Sciences.

El doctor Hollenberg cree que la clave está en el chocolate de los kunas.

“Para muchos kunas, es la única cosa que beben desde el destete hasta el día que mueren”.

Afirma que su hallazgo es tan significativo que la epicatequina debe considerarse parte esencial de al dieta y, por lo tanto, ser clasificada como vitamina.

“Vitamina esencial”

Por el momento, la ciencia no apoya la idea de que la epicatequina tenga un papel esencial, pero hay evidencia abundante que sugiere que puede tener un efecto protector en el cuerpo .

La epicatequina, un tipo de flavonoide, también está presente en el té, el vino, el chocolate y en algunas frutas y vegetales.

Se cree que uno de sus efectos se da por medio de la elevación de los niveles de óxido nítrico en la sangre, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y mejora el flujo de sangre.

Sus propiedades antioxidantes también podrían explicar cómo pueden detener el cáncer.

El experto en nutrición Daniel Fabricant, vice presidente de asuntos científicos de la Asociación de Productos Naturales, dijo que el vínculo entre el alto consumo de epicatequina y la disminución del riesgo de enfermedades mortales debe investigarse más.

“Tal vez sea que estas enfermedades sean el resultado de una deficiencia en epicatequina”, indicó Fabricant.

Los flavanoles como la epicatequina son retirados de los chocolates comerciales porque tienden a tener un sabor amargo.

Los expertos también se preguntan si sería recomendable y posible comer grandes cantidades de alimentos que contengan epicatequina, como vino y chocolate.

El doctor Hollenberg, quien es asesor científico de varias compañías farmacéuticas, y ha recibido apoyo financiero de M&M/Mars Company, cree que hay un rango de compañías que pueden desarrollar suplementos de epicatequina así como barras de chocolate.

De hecho, Mars ha puesto su logo de Cocoapro en los empaques de confitería para indicar que al cacao de sus productos se les han preservado los flavanoles.

Paul Kroon, del Instituto de Investigación Alimenticia, dice que las compañías farmacéuticas pueden querer desarrollar nuevas drogas que imiten la estructura y las acciones de la epicatequina.

“Pero apenas son los primeros días. Tampoco hay peligro en tomar una aproximación reduccionista e intentar señalar a un químico particular en las comidas. A menudo, lo que importa es la mezcla”, dijo.

Ellen Mason, enfermera cardíaca de la Fundación Británica del Corazón, dijo que “ésta es una observación interesante de una cultura única”, pero que no recomendaba beber chocolate en grandes cantidades para proteger el corazón.

CACAO

  • El cacao empezó a cultivarse entre el año 250 y el 900 por la civilización Maya en lo que ahora es México y Centroamérica.
  • Los Mayas ofrecían los granos a sus dioses, los usaban como moneda y para efectos medicinales, como combatir la fatiga y la incomodidad intestinal.
  • Un fruto normal de este árbol contiene entre 25 y 75 granos.

Fuente: BBCMUNDO.com

Comments are closed.