El lado oscuro de la red

Gracias a internet se rompen las barreras: es posible tener una conversación en tiempo real con alguien que se encuentra del otro lado del mundo, encontrar información sobre cualquier tema y hacer las compras sin moverse del sofá.

Los niños y adolescentes son las principales vctimas de acoso en la red.Pero la red no sólo ofrece bondades. Numerosos cibernautas se enfrentan a diario con serios problemas como el hostigamiento, la pedofilia, el acoso y el robo de identidades.

Una de las causas que propicia estas actividades es el anonimato que ofrece internet, el cual aprovechan personas malintencionadas para poner en peligro la seguridad de los usuarios.

Sin duda, los niños y adolescentes son las principales víctimas de estas situaciones, por la facilidad y libertad que se tiene actualmente de tener acceso a la red y sus herramientas.

El acoso a través de la red, conocido como cyberstalking, es un problema común. Aquellos que se dedican a acechar encuentran a sus víctimas en salas de chat y foros.

Entre sus actividades está el envío de virus y correos no solicitados a la víctima, la difamación y el seguimiento de sus actividades en la red a través de su ordenador, así como las infinitas llamadas telefónicas y hasta la agresión física.

No me atreva a salir de casa sola, empecé a desconfiar de todo el mundo. Una sensación de que todo mundo saba todo de m. Fue una sensación de violación total.   “Pasaba muchas horas conectada a internet, chateando, escribiendo muchos mails y tenía amigos por todos los sitios del mundo, algunos reales y otros desconocidos”, explica una usuaria española que sufrió el acoso a través de internet.

Luego de mantener una amistad a través de correo electrónico con la persona equivocada, el ordenador de la usuaria fue intervenido por el acosador, quien resultó ser un estudiante de informática.

“No me atrevía a salir de casa sola, empecé a desconfiar de todo el mundo. Una sensación de que todo mundo sabía todo de mi, porque pasaba muchas horas en el ordenador y todo lo que sentía estaba ahí. Fue una sensación de violación total”, recuerda.

Tras recibir llamadas telefónicas en su casa, la cibernauta decidió presentar una denuncia ante la policía.

INSULTOS EN LA RED

Usar gafas, ser pelirrojo, o más aplicado en el estudio… Cualquier diferencia de un niño respecto a sus compañeros lo puede hacer sujeto de burlas y hostigamiento.

Esta situación ya no se limita a las típicas peleas en la escuela y las risas contra el chico diferente; ahora internet también es una plataforma que sirve para molestar a aquellos que, por alguna razón, no sean aceptados por el resto del grupo, denominado en inglés como bullying.Las diferencias fsicas o sociales propician los insultos entre niños y adolescentes.

Según una encuesta realizada en 2006 en el Reino Unido, uno de cada 10 niños ha recibido un mensaje de texto o correo electrónico con algún insulto o amenaza.

“Uno tiene que saber que se pueden tomar las fotos que se tienen en internet y cambiarlas, ponerles un contenido erótico o en situaciones que no son reales”, dice la doctora Flavia Sinigagliesi, pediatra del equipo Bullying Cero en Argentina.

Los expertos recomiendan que los chicos expuestos a hostigamiento deben retirar sus fotos de internet, además de guardar los mensajes insultantes para después presentarlos a la policía.

PEDOFILIA EN INTERNET

La pedofilia no es un problema nuevo, pero sin duda se ha agravado desde que decenas de niños tienen acceso a internet sin la supervisión de sus padres.

El Centro para la Protección del Menor en Línea, agencia mundial establecida en el Reino Unido, estima que uno de cada tres niños ha recibido un comentario de naturaleza sexual por medios electrónicos.

Algunos chicos entrevistados por la BBC aplican la misma seguridad cuando están en la calle que cuando están en línea, evitando hablar con extraños.

Pero los más inocentes pueden ser engañados. Uno de cada 12 niños se encuentra con personas que primero conocieron por internet, lo cual puede ser un riesgo.

“La persona que conocí terminó siendo muy diferente a lo que decía ser. Abusaron sexualmente de mí como resultado de la situación. El hombre fue sentenciado a cárcel por 18 meses”, comenta Katherine Tarbox, una chica estadounidense.

Crear espacios seguros y herramientas que garanticen que los menores están conversando en línea con gente de su edad podría ser una solución al problema, según Guillermo Canovas, de la ONG Protégeles, en España.

Fuente:  BBCMUNDO.com

Comments are closed.