La Agencia Estadounidense del Medicamento aprueba la ‘píldora de la obesidad’ sin receta

COMERCIALIZADA EN EUROPA BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA

  • La asociación Public Citizen califica la decisión como “el colmo de la imprudencia”

MADRID.- La Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) acaba de dar el visto bueno a una versión sin receta de la píldora para perder peso orlistat. La decisión ha estado acompañada de críticas y dudas sobre si los usuarios utilizarán adecuadamente el fármaco.

El fármaco se venderá en un 'pack' con consejos sobre dieta y ejercicio. (Foto: GSK)Los laboratorios GlaxoSmithKline (GSK, encargados de su distribución en EEUU) comercializarán una versión sin receta de orlistat bajo el nombre de Alli, pues pretenden que el medicamento sea un ‘aliado’ de la dieta y el ejercicio como método para adelgazar. De hecho, el medicamento se distribuirá en un ‘pack’ con un manual con consejos para emplear el fármaco y perder peso. También se ha preparado una página web con información para los usuarios.

La nueva píldora antiobesidad está pensada para personas con sobrepeso. Es una versión menos concentrada de orlistat (60 mg, en lugar de 120 mg), un medicamento que actualmente se vende a ambos lados del charco bajo receta médica para el tratamiento de pacientes obesos o de aquellos con sobrepeso que presenten otros factores de riesgo (diabetes, hipertensión…). Aunque estaba disponible en EEUU desde 1999, se espera que las ventas se multipliquen ahora que podrá adquirirse sin receta. Es el primer medicamento para adelgazar que puede comprarse sin prescripción médica.

Cada año, los estadounidenses se gastan 1.000 millones de dólares (unos 770 millones de euros) en productos herbales y suplementos dietéticos con este fin. GSK espera lanzar el producto este verano y calcula que entre cinco y seis millones de personas emplearán Alli, cuyo tratamiento costará entre uno y dos dólares al día (unos 0,77 ó 1,5 euros), lo que equivale a unas tres cápsulas. En Europa, son los laboratorios Roche quienes comercializan orlistat, bajo el nombre de Xenical. En su momento la compañía suiza ya anunció que no tenía intención de comercializar una versión sin receta.

Sin embargo, los incómodos efectos secundarios de este adelgazante ya hicieron que su versión con receta no fuese el superventas que algunos analistas habían vaticinado. Según ‘The Wall Street Journal’, esto también puede acotar la popularidad de Alli.

Una controvertida decisión

La autorización en EEUU no ha estado exenta de polémica. El año pasado, la agencia estadounidense decidió aplazar la aprobación porque, pese a la opinión favorable de sus expertos, tenía dudas sobre el fármaco. A la FDA le preocupaba que, al no necesitar la supervisión de un médico, algunos pacientes abusasen del fármaco (personas que en realidad no tienen exceso de peso) y sus efectos secundarios. Según la agencia, el nuevo etiquetado del producto y el programa educativo preparado por GSK ha despejado esas dudas.

Orlistat impide que la grasa se absorba a través del intestino, convirtiéndose de inmediato en desechos. Por eso, muchos pacientes sufren molestos problemas digestivos, como diarreas o flatulencias. Según la FDA, al llevar menos concentración de orlistat Alli tendrá menos efectos secundarios. Sin embargo, el grupo de consumidores Public Citizen se ha mostrado muy preocupado por la autorización, que ha calificado como “el colmo de la imprudencia”.

En un comunicado, recuerdan que ya hace un año advirtieron de que “el paso de orlistat a un estatus de fármaco sin receta sería un error grave y peligroso a la luz de sus beneficios marginales, la frecuente coexistencia de otras enfermedades, las reacciones adversas preocupantes, la significativa inhibición de la absorción de vitaminas solubles en la grasa y el problemático empleo en millones de personas que usan el anticoagulante warfarina [Sintrom]”. Para evitar algunos de estos problemas, la FDA aconseja que se consuma acompañado de multivitaminas y ha contraindicado el empleo de Alli en personas trasplantadas o que estén tomando el anticoagulante. También se desaconseja en personas con problemas de absorción de nutrientes o con un peso normal.

Precisamente, otra de las preocupaciones es que personas que en realidad no tienen exceso de peso utilicen el medicamento para adelgazar. Aunque Alli está dirigido a personas mayores de 18 años, no se prohibirá su venta a menores.

Fuente: ELMUNDO.es

Comments are closed.