La amenaza del mal de Parkinson

El número de enfermos de Parkinson se duplicará en los próximos 25 años.

Y el problema será más grave en los países más grandes del mundo en desarrollo.

A medida que la población envejezca, aumentarán los casos de Parkinson.Según los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, los países cuyas economías están creciendo más rápido enfrentan un enorme desafío con la carga de esta enfermedad.

Muchos de estas naciones, dice el estudio, no están preparadas para enfrentar esta grave amenaza de salud pública.

“Estamos convencidos de que ocurrirá así” le dijo a BBC Ciencia Urit Lacoa, presidenta de la Liga Chilena contra el Parkinson.

“La estructura demográfica del país está cambiando porque la gente mayor está viviendo más”.

“Y como esta enfermedad se presenta a partir de los 50 años, aumentará considerablemente”, afirma.

Los más grandes

Los investigadores estadounidenses estudiaron las tasas proyectadas de crecimiento en los cinco países más grandes de Europa occidental: Francia, España, Alemania, Reino Unido e Italia.

Los casos de Parkinson se duplicarán en el mundo en desarrollo.También estudiaron esas tasas en las 10 naciones más pobladas del mundo: China, India, Indonesia, Estados Unidos, Brasil, Pakistán, Bangladesh, Nigeria, Japón y Rusia.

Posteriormente analizaron la prevalencia de la enfermedad por grupos de edad en cada país.

Los resultados revelaron que el número de individuos con Parkinson en esos 15 países aumentará de 4,1 millones a 8,7 millones para el año 2030.

Y a pesar de que el número de enfermos de Parkinson se duplicará en países como Estados Unidos para alcanzar 610.000 casos, el mayor crecimiento ocurrirá en los países del mundo en desarrollo.

“El impacto más grande de la enfermedad de Parkinson en los próximos 25 años -dice el doctor Ray Dorsey, quien dirigió la investigación- no será en Estados Unidos o Europa”.

“Ocurrirá en las naciones más grandes del mundo en desarrollo, donde esta enfermedad no está siendo percibida como un problema de salud importante”, afirma el investigador.

Educación

La enfermedad de Parkinson es un trastorno degenerativo del sistema nervioso central que perjudica las habilidades motoras y el caminar.

Hasta ahora no se saben con exactitud las causas, ni existe una cura para la enfermedad, pero sí hay tratamientos para mejorar la calidad de vida del individuo, incluidos medicamentos, terapia y ejercicios.

Sin embargo, en muchos países del mundo en desarrollo los enfermos de Parkinson no reciben cuidados apropiados o incluso pueden tener la enfermedad sin conocer el diagnóstico.

Los investigadores mencionan un estudio llevado a cabo en Bolivia, en el cual se realizó una encuesta de casa por casa.

Se descubrió que la mayoría de los enfermos de Parkinson nunca habían visto a un médico para tratar su problema.

“En nuestros países tenemos un gran desconocimiento de la enfermedad”, dice Urit Lacoa.

“Uno de los primeros síntomas de Parkinson es la rigidez muscular, con la que el enfermo empieza a mostrar una especie de cara de máscara, y la lentitud o falta de coordinación de movimientos”.

“Hemos visto ejemplos dramáticos en que la familia -en lugar de acudir al médico- empieza a retar al enfermo porque deja de sonreir, o no puede caminar más rápido”.

“Por eso es necesario educar a las familias y a las comunidades sobre cómo tratar al enfermo de Parkinson”, afirma Urit Lacoa.

Los expertos afirman que la detección precoz es esencial para mejorar el impacto de esta y otras enfermedades crónicas.

Pero agregan que si no se establecen los sistemas apropiados de cuidados médicos y apoyo social, estas enfermedades causarán pérdidas económicas importantes en los países más necesitados.

El entendimiento y la predicción del impacto de estas enfermedades es fundamental para las políticas de salud, sociales y económicas de los países en desarrollo, afirman los investigadores.

“No estamos preparados en absoluto” afirma Urit Lacoa.

“Y necesitamos empezar ahora a poner en práctica una infraestructura capaz de soportar la carga del mal de Parkinson, que hoy es pequeña, pero que se convertirá en una carga enorme en el futuro”.

Fuente: BBCMUNDO.com

Comments are closed.