La brújula interna del murciélago

El misterio de cómo los murciélagos pueden navegar distancias largas de noche quizá ya está resuelto.

Los pequeños mamíferos parecen contar con un novedoso aparato que los guía a sus hogares en medio de la total oscuridad.

Científicos en Estados Unidos creen que, además de sus ya conocidos talentos sensoriales, el murciélago cuenta con una “brújula interna” que les permite guiarse con el campo magnético de la Tierra.

Esta habilidad los ayuda en sus vuelos de larga distancia, en los cuales su forma usual de navegación -con un sistema de ultrasonido que detecta objetos u obstáculos en la Tierra- no les sirve de mucho.

El estudio, publicado en la revista Nature, fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey.

“Los murciélagos tienen una capacidad muy grande de vuelos de desplazamiento” dijo a BBC Ciencia el doctor Jesús Benzal, experto en conservación de murciélagos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España.

“Y manifiestan una gran afinidad a los sitios naturales donde crían e hibernan”.

“Hasta ahora sin embargo no se sabe cómo pueden identificar o detectar estas rutas que los guían a sus hogares”, afirma el experto.

Magnetismo

Se sabe que las criaturas como pichones, aves migratorias, y tortugas, confían en el campo magnético de la Tierra para orientarse.

Para descubrir si esto podía también aplicarse a los murciélagos, los investigadores de Princeton estudiaron a 15 murciélagos de la especie Eptesicus fuscus, o murciélago moreno norteamericano, que se encuentra en casi todo el territorio de Estados Unidos y Canadá.

Los animales fueron expuestos al anochecer a un campo magnético artificial dirigido hacia el Este o el Oeste en relación al campo magnético Norte de la Tierra.

Otro grupo de murciélagos no fue expuesto a ese campo magnético.

Se equipó a los animales con radiotransmisores y se les transportó 20 kilómetros al norte de su lugar de origen.

Los investigadores siguieron el rastro de los animales utilizando una pequeña aeronave.

El estudio reveló que los murciélagos que no fueron expuestos, confiaron en su campo magnético natural y se dirigieron hacia el Sur, hacia sus hogares.

Pero los que sí fueron expuestos a los campos artificiales volaron en direcciones equivocadas.

Los científicos encontraron que los animales que fueron expuestos a campos dirigidos hacia el Este volaron hacia el Este y los que fueron expuestos hacia el Oeste volaron a esa dirección.

“Esto indica -dicen los investigadores- que los animales utilizan una brújula interna, calibrada hacia la puesta de sol”.

Según el doctor Benzal “se piensa que los animales pueden reconocer largas rutas a sus hogares gracias a señales u obstáculos que hay en la superficie de la Tierra”.

Este mecanismo, sin embargo, no es muy útil cuando se necesita recorrer largos trayectos.

“Lo más probable es que en vuelos largos utilicen la atracción magnética debida al magnetismo propio de la Tierra”, afirma Jesús Benzal.

Los resultados del estudio, dicen los expertos, podrían ser la evidencia de que los murciélagos sí cuentan con un sistema interno de atracción magnética, que utilizan para recorrer distancias largas.

Poco estudiados

Pero tal como señala el experto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, se necesitan más estudios para saber con precisión cómo logran identificar los largos trayectos a sus lugares de origen.

“Los murciélagos saben que tienen que ir a otro lugar, por ejemplo, cuando en la época desfavorable se acaba la comida en los sitios donde crían”.

“Entonces se desplazan a otros lugares ya sea por un recordatorio interno del lugar donde han nacido, o quizás sea siguiendo a otros animales, por aprendizaje u observación de su misma especie”, afirma el experto.

Pero la forma como se guían en estos largos recorridos hasta ahora era un enigma.

El problema, explica Jesús Benzal, es que los murciélagos siguen siendo uno de los animales menos estudiados y más desconocidos.

“Su seguimiento es muy difícil -dice el experto- porque son animales nocturnos que suelen volar a bastante altura con lo cual su observación directa es muy difícil o imposible”.

Futuros estudios, dice el experto, sin duda seguirán revelando los secretos de navegación de estos mamíferos.

Fuente: BBCMUNDO.com

Comments are closed.