Construirán “Sol en la Tierra”

Un consorcio internacional firmó un acuerdo formal para construir un reactor de fusión nuclear que, si tiene éxito, podría suministrar energía relativamente limpia e ilimitada.

El Reactor Experimental Termonuclear Internacional (ITER, en sus siglas en inglés) tendrá por objetivo producir energía de reacciones nucleares similares a las que alimentan al Sol.

El proyecto, que tendrá su sede en Francia, costará miles de millones de dólares y será financiado por la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Corea del Sur e India, países que han pasado años debatiendo sus pormenores.

Los científicos tienen por meta generar electricidad en una planta experimental en las próximas dos décadas.

El acuerdo fue firmado en París, Francia, este martes, en presencia del presidente de Francia, Jacques Chirac, y del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso.

Se trata del mayor proyecto científico internacional en lo que va del siglo XXI.

Aunque ha sido criticado, entre otras cosas por sus enormes costos, sus partidarios señalan que las reservas conocidas de gas y petróleo podrían agotarse en los próximos 100 años y es imprescindible desarrollar fuentes energéticas alternativas, que no contribuyan al calentamiento global.

Seriedad

“Esta empresa realmente global demuestra la seriedad con que los gobiernos toman a esta investigación en todas las etapas de su desarrollo”, señaló el director general de ITER, Kaname Ikeda, en un artículo que escribió para la BBC.

“La fusión alimenta al Sol y a las estrellas. Nuestro Sol es un reactor de fusión extremadamente grande. Imitar ese proceso en la Tierra no es nada fácil”, añadió.

En una reacción de fusión, la energía se libera cuando núcleos atómicos ligeros -los isótopos de hidrógeno deuterio y tritio- se fusionan para formar núcleos más pesados.

Para poder utilizar en la Tierra reacciones controladas de fusión como fuente energética, es necesario calentar un gas a temperaturas superiores a los 100 millones de grados centígrados, muchas veces más caliente que en el centro del Sol.

Los requisitos técnicos para lograrlo son enormes y muchos científicos han pasado décadas desarrollándolos, pero los beneficios potenciales son muy llamativos.

“Una de las atracciones de la fusión es la poca cantidad de combustible que se necesita. La liberación de energía de una reacción de fusión es 10 millones de veces mayor que la de una reacción química típica, como la quema de un combustible fósil”, explicó Ikeda.

Unión Europea

El proyecto tendrá su sede en Cadarache, a 60 kilómetros de Marsella, en el sur de Francia.

Allí se encuentra uno de los centros europeos de investigación de la fusión, Tore-Supra.

En el primer semestre de 2007 se despejará un área boscosa para comenzar a construir los edificios de ITER.

Se espera que el reactor comience a tomar forma en 2009.

El sitio fue escogido después de prolongados debates por parte de los socios.

La Unión Europea, en su calidad de sede del proyecto, acordó hacerse cargo del 50% de los costos de construcción, estimados en más de US$6.400 millones, mientras que cada una de las otras partes pagará aproximadamente el 10%.

Fuente: BBCMUNDO.COM

Comments are closed.